lunes, 22 de junio de 2009

PRINCESA (MISS AMNESIA II)


-Hoy voy a hacer una escepción en este blog, voy a colgar un relato, que tiene mucho que ver con el nombre del blog (y cómo no, con Benedetti). Lo aviso, para que aquellos que quieran leer algo desenfadado, hagan caso omiso de esta entrada.

PRINCESA (MISS AMNESIA II)

-Llegas cansada a casa, quizás algo colocada. Él no para de meterte mano, pero tú ya no sientes nada, te dejas hacer. Un lametazo en tu oreja izquierda, y un susurro: princesa.

No pasa nada, mañana cuando despiertes con tu rostro sin desmaquillar y demacrado por años de no existencia, sabes que no vas a encontrar más que a un hombre. ¿Cuántos hombres han pasado por tu cama? ¿ Cuántos nombres? Ya no lo recuerdas, tampoco piensas en ello. Ronsard escribió algo sobre el amor, pero tú no has leído a Ronsard, ni siquiera sabes quién es.

Otra noche más de fiesta, unas cuantas anfetaminas y aguantarás hasta el amanecer. Notas como te mira ese chico. Te acercas a él y lo besas, sabes muy bien como hay que hacerlo. Esta vez te lo llevas al servicio, no te apetece despertarte con otro hombre a tu lado, con otro nombre que no dejará huella en el desierto de tu vida, demasiado trabajo para olvidar.

Pero algo ocurre cuando estás con él en el baño, él no para de manosearte, pero por primera vez sientes asco, asco de una vida que no has elegido pero que no has sabido abandonar. Recuerdas un oasis en tu desierto; el palacio de la aurora.

Mientras el hombre busca una postura cómoda, tú te dejas hacer, estás intentando recordar. Eras princesa en ese palacio, siempre había luz en él. Viene a tu memoria la sonrisa de una cría de 15 años, que ilusionada por la vida, tenía ganas de comerse el mundo. ¿Qué ha sido de esa princesa y de sus ilusiones?

Son las cinco de la tarde, otro día sin comer. Buscas tu móvil, pero no sabes dónde has dejado el bolso. ¿Realmente te lo pasaste bien anoche? Piensas. No recuerdas casi nada, sólo un hombre y un nombre que olvidar.

Hugo Chinaski

No hay comentarios:

Publicar un comentario